Saturday, April 12, 2008

"The Bad Memory Century"

[Mas abajo - Texto en espanol]
I read the newspapers and consistently find stories that repeat themselves. And I keep wondering the eternal question: "how did people forget?". It does not matter in what year we were born, my question applies to all of us as long as we can read and rationalize. The Vietnam War and its lessons ... the implementation of communism and the corruption associated to it ... the tragedy of ethnic cleansing... the Roman civilization and its fall... Well, the list can go on and on, and I keep wondering: "how did we forget?"

So, I read David Brooks' column on the New York Times today and I find the answer, well... sort of. He, in a sarcastic, smart, funny, and enjoyable way, has thought about the fragility of our memories and how do we twist facts. This morning, I had made plans to blog about my personal view on what is going on with the Olympic Torch's troubled travels and what does the Dalai Lama has to do with it, but I find that David gets to the core of one of my existential questions these days ;-) ... and I happily change the subject before I forget about it.


The New York Times / April 11, 2008
Op-Ed Columnist
The Great Forgetting
By
DAVID BROOKS

They say the 21st century is going to be the Asian Century, but, of course, it’s going to be the Bad Memory Century. Already, you go to dinner parties and the middle-aged high achievers talk more about how bad their memories are than about real estate. Already, the information acceleration syndrome means that more data is coursing through everybody’s brains, but less of it actually sticks. It’s become like a badge of a frenetic, stressful life — to have forgotten what you did last Saturday night, and through all of junior high.

In the era of an aging population, memory is the new sex.

Society is now riven between the memory haves and the memory have-nots. On the one side are these colossal Proustian memory bullies who get 1,800 pages of recollection out of a mere cookie-bite. They traipse around broadcasting their conspicuous displays of recall as if quoting Auden were the Hummer of conversational one-upmanship. On the other side are those of us suffering the normal effects of time, living in the hippocampically challenged community that is one step away from leaving the stove on all day.

This divide produces moments of social combat. Some vaguely familiar person will come up to you in the supermarket. “Stan, it’s so nice to see you!” The smug memory dropper can smell your nominal aphasia and is going to keep first-naming you until you are crushed into submission.
Your response here is critical. You want to open up with an effusive burst of insincere emotional warmth: “Hey!” You’re practically exploding with feigned ecstasy. “Wonderful to see you too! How is everything?” All the while, you are frantically whirring through your memory banks trying to anchor this person in some time and context.

A decent human being would sense your distress and give you some lagniappe of information — a mention of the church picnic you both attended, the parents’ association at school, the fact that the two of you were formerly married. But the Proustian bully will give you nothing. “I’m good. And you?” It’s like trying to get an arms control concession out of Leonid Brezhnev.

Your only strategy is evasive vagueness, conversational rope-a-dope until you can figure out who this person is. You start talking in the tone of over-generalized blandness that suggests you have recently emerged from a coma. Sensing your pain, your enemy pours it on mercilessly. “And how is Mary, and little Steven and Rob?” People who needlessly display their knowledge of your kids’ names are the lowest scum of the earth. You’re in agony now, praying for an episode of spontaneous combustion. But still she drives the blade in deeper, “That was some party the other night wasn’t it?”

You lose vision. What party? Did you see this person at a party? By now, articulation is impossible. You are a puddle of gurgling noises and awkward silences. After the longest of these pauses, she goes for the coup de grâce: “You have no idea who I am, do you?”

You can’t tell the truth. That would be an admission of social defeat. The only possible response is: “Of course, I know who you are. You’re the hooker who hangs around on 14th Street most Saturday nights.”

The dawning of the Bad Memory Century will have vast consequences for the social fabric and the international balance of power. International relations experts will notice that great powers can be defined by their national forgetting styles. Americans forget their sins. Russians forget their weaknesses. The French forget that they’ve forgotten God. And, in the Middle East, they forget everything but their resentments.

There will be new social movements and causes. The supermarket parking lots will be filled with cranky criminal gangs composed of middle-aged shoppers looking for their cars. As it becomes clear that a constant stream of blog posts and e-mails decimates the capacity for recall, people will be confronted with the modern Sophie’s choice — your BlackBerry or your mind.

Neural environmentalists will emerge from the flow foods movement, urging people to accept memory loss as a way to reduce their mental footprint. Meanwhile, mnemonic gurus will emerge offering to sell neural Viagra, but the only old memories the pills really bring back will involve trigonometry.

As in most great historical transformations, the members of the highly educated upper-middle class will express their suffering most loudly. It is especially painful when narcissists suffer memory loss because they are losing parts of the person they love most. First they lose the subjects they’ve only been pretending to understand — chaos theory, monetary policy, Don Delillo — and pretty soon their conversation is reduced to the core stories of self-heroism.
Their affection for themselves will endure through this Bad Memory Century, but their failure to retrieve will produce one of the epoch’s most notable features: shorter memoirs.


"El Siglo de la Mala Memoria"

Leo los periodicos y consistentemente encuentro historias que se repiten. Y me hago la eterna pregunta: "se le olvido a la gente?" No importa el ano en que nacimos, mi pregunta es valida para todos los que tenemos capacidad de lectura y racionalizacion. La guerra de Vietnam y sus lecciones ... la implementacion del comunismo y la corrupcion asociada a el ... la tragedia de las matanzas etnicas ... el imperio romano y su caida ... Bueno, la lista puede continuar y continuar, y me sigo preguntando: "nos olvidamos?"

Asi, leo la columna de hoy de David Brooks en el New York Times y encuentro que el tiene la respuesta, bueno, casi... El, en una forma sarcastica, inteligente, divertida, y deliciosa ha pensado en lo fragil que son nuestros recuerdos y en como distorsionamos los hechos. Tenia pensado blogear acerca de la antorcha olimpica y sus atribulados viajes y que tiene que ver el Dalai Lama con todo eso, pero creo que David llega al nucleo de mi cuestionamiento existencial por estos dias ;-) ... y feliz cambio de tema antes de que se me olvide.


The New York Times / Abril 11, 2008
Op-Ed Columnist
El Gran Olvido
Por
DAVID BROOKS

Dicen que el Siglo 21 sera el Siglo Asiatico, pero sera el Siglo de la Mala Memoria. Ya sucede, cuando asistimos a fiestas-comidas y los high achievers de mediana-edad hablan mas de lo mala que tienen la memoria que de sus propiedades de bienes raices. El sindrome de aceleracion de informacion significa que hay mas data moviendose a traves de nuestros cerebros, pero que en realidad, es menos lo que se queda. Haberse olvidado de lo que hicimos el Sabado por la noche o a traves del tiempo que pasamos en Secundaria ha llegado a ser como una insignia de nuestra vida estresada y frenetica.
En la era de una poblacion que envejece, la memoria es el nuevo sexo.

La sociedad esta dividida ahora entre los que tienen y los que no-tienen memoria. Por un lado estan aquellos toros de colosal memoria Proustiana que obtienen 1,800 paginas de recoleccion solo con morder una galleta. Se desplazan transmitiendo sus conspicuas exhibiciones como si repetir las palabras de Auden fuese el equivalente a un Hummer, para sentirse superiores a los otros. Por el otro lado estamos aquellos que sufrimos de los efectos normales del tiempo, viviendo en la lisiada comunidad que esta a un paso de dejar la estufa prendida todo el dia.

Esta division produce momentos de tribulaciones sociales. Una persona que luce vagamente conocida se te acercara en el supermercado. "Stan, es tan bueno verte!" El satisfecho demostrador de buena memoria puede olfatear tu efasia nominal y va a seguir llamandote por tu nombre hasta que tu te quiebres y sometas.

Tu respuesta en estos momentos es critica. Deberias abrirte en un fingido despliegue de emocionada y efusiva sinceridad y calidez: "Hey!" Casi explotando en extasis. "Que maravilloso verte tambien! Como estas?" Y durante todo este tiempo estas recorriendo freneticamente tus bancos de memoria tratando de conectar a esta persona con alguna fecha y contexto.

Un ser decente se daria cuenta de tu incomodidad y te daria algun indicio de informacion -mencionar un picnic de la iglesia, la asociacion de padres en la escuela, el hecho de que ustedes dos habian estado casados. Pero el toro Proustiano no te da ni una sola pista. "Estoy bien. Y tu?" Es como tratar de lograr una concesion en control de armas de parte de Leonid Brezhnev.

Tu unica estrategia es ser vagamente evasivo, conversando de a pedazos hasta que te acuerdes quien es esta persona. Comienzas a hablar en un tono tan insipido que da la impresion que recientemente has salido de un coma. Percibiendo tu dolor, tu enemigo insiste sin compasion. "Y como esta Mary, y los pequenos Steven y Rob?” La gente que hace despliegue, sin haber necesidad, de su conocimiento de los nombres de tus hijos, son lo mas bajo en esta tierra.

A estas alturas estas en agonia, rogando que suceda algo como combustion espontanea. Pero ella todavia sigue cavando mas profundo. "Fue una buena fiesta la otra noche, no?" Te pierdes. Que fiesta? Viste a esta persona en una fiesta? A estas alturas, cualquier articulacion es imposible. Eres una fuente de gorgojeos y silencios incomodos. Despues de la pausa mas larga, ella recurre al tiro de gracia: "No tienes idea de quien soy, no?"

No puedes decir la verdad. Eso seria admitir que te rindes socialmente. La unica posible respuesta es: "Por supuesto, yo se quien eres. Eres la prostituta que se para en la Calle 14 la mayoria de los sabados en la noche.”

El amanecer del Siglo de la Mala Memoria tendra consecuencias vastas en la textura sociologica y de balance del poder. Expertos en relaciones internacionales notaran que los grandes poderes pueden ser definidos por sus estilos nacionales de olvido. Los norteamericanos se olvidan de sus pecados. Los rusos se olvidan de sus debilidades. Los franceses se olvidan de que han olvidado a Dios. Y en el medio oriente, se olvidan de todo con la excepcion de sus resentimientos.

Habran nuevas causas y movimientos sociales. Los estacionamientos de los supermercados estaran llenos de gangs criminales de mal humor formados por compradores de edad-mediana buscando sus vehiculos. A medida que se va esclareciendo que una corriente constante de posteos en los blogs e emails destruye la capacidad de evocacion, la gente estara confrontada a una version moderna de "Sophie's Choice" -- tu Blackberry o tu mente.

Ecologistas neurologicos apareceran de entre el movimiento de comidas lentas pidiendole a la gente que acepte la perdida de memoria como una forma de reducir sus huellas mentales. En el intertanto, gurus de la memoria comenzaran a ofrecer la Viagra neurologica pero los unicos recuerdos que las pildoras evocaran seran aquellos relacionados con trigonometria.

Como en la mayoria de las grandes transformaciones historicas, los miembros de la muy bien educada clase-media-alta vociferaran su sufrimiento en forma mas fuerte que el resto. Es especialmente doloroso observar cuando los narcisistas sufren de perdida de la memoria porque estan perdiendo partes de la persona que mas aman. Primero, pierden aquellos temas que solo han pretendido entender - la teoria del caos, politicas monetarias, Don Delillo-- y de repente sus conversaciones quedan reducidas a historias de auto heroismo. El carino que sienten por ellos mismos perdurara a traves de este Siglo de la Mala Memoria, pero la falta de recuerdos producira una de las caracteristicas mas notables y mejores de esta epoca: memoirs mas cortas.


[Picture: Google Images - Translation: Yo]


15 comments:

Palm Springs Savant said...

Lilian- you are so right about this. Its terribly important for us to learn the lessons of history and remember!

Lilian said...

Rick,
Thanks for visiting ;o) ... I'm glad you have also considered that history does teach us important things.

Momo said...

A este respecto, yo déjé de leer la actualidad política, porque la encuentro frívola y efimera (ya no hago más que sobrevolarla : antes, leía el diario todos los días, en su totalidad, era un ritual ineluctable, luego me di cuenta que no aprendia nada).

Me parece que al extrapolar un poco la gran Historia es posible comprender nuestra propia actualidad (después de todo, la Historia, con relación a la prehistoria, es tan reciente…).

Por lo tanto, mi desafio consiste en tratar de no olvidarme que la Historia no es repetitiva, sino circunvolutiva.

Es desde allí, de mi punto de vista, que la Historia puede ser un edificante reflejo de nuestra actualidad (en todo caso, en los dos casos, se trata de una construccion ficcionada, narrada).

Un abraso.

Lilian said...

Hola Momo!
En realidad, historia circunvolutiva es lo que yo queria decir... solo que lo simplifique con "repite". Eso si, me gusta mucho mas usar la palabra correcta that you put on the table, gracias.

Con respecto a que la historia es ficcion y narracion, y agrego, una narracion subjetiva, pienso que por eso es importante estar mas o menos enterado de lo que nos rodea, absorber informacion de distintos medios, diarios, etc. y de alli sacar nuestras propias conclusiones. Y por supuesto, aprender de la historia de la humanidad, distintas versiones, especialmente aquellas que no nos fueron ofrecidas libremente en nuestros respectivos ambientes -donde crecimos ...

Un abrazo transatlantico :)

Momo said...

Un abrazo transatlantico ?

Se diría que ya no estas en Barça, Lilian.

Where are you now ?

M

Lilian said...

Momo!
Against my will, I left Barcelona ages ago... I'm across the pond in the east coast of the USA :)

Momo said...

Take the opportunity to visit the Metropolitan and the Moma :-)

Lilian said...

Momo... I will visit New York sometime in late Spring or early Summer. But first, I want to see the Khalo exhibit at the Philadelphia Museum of Art, that will be very soon. PERO, Momo... yo vivo aca; estos son mis terunhos :o)
Thanks for visiting and chating --

Denise said...

Jejejej... lo de los encuentros con gente que no tienes ni idea es muy fuerte. Yo intento desviar el tema hacia algo que me dé pistas, si no, soy descarada y pregunto ¿de dónde te conozco? y listo. A veces queda feo, pero peor quedarse con la duda.

Sobre la memoria, me fascina el tema. Es muy interesante ponerse a hacer hipótesis de por qué retienes algunas cosas y otras se escapan de tu cerebro. Yo tengo una memoria super hiper requete extraña. Soy capaz de aprenderme el texto de una obra de dos horas (ya lo he hecho, y me la sabía completa) pero olvidar un personaje de otra que acabe de leer. Puedo acordarme de historias de hace años, con detalles precisos, pero no me pidas que te cuente qué cené el viernes. Y todo eso, encima, aderezado por el saber que lo que recordamos no es si no una construcción mediada por los sentimientos, las fotos, las historias escuchadas. Apasionante el tema :-)

Lilian said...

Denise,
Es curioso lo de la memoria, no? De hecho, tenemos una memoria muy selectiva. Por ejemplo, cuando comparamos historias con mi hermana, ella recuerda distintas cosas de nuestra ninhez; bueno, despues de todo, todos tenemos nuestros propios puntos de vista :o)

Sergio Meza C. said...

Lilian:

Creo, en mi personal opinión, que la mala memoria es un asunto de especie.

Si no cómo nos justificamos en los grandes excesos que caemos como civilización, no obstante los avances tecnológicos.

No me siento diciendo nada nuevo. Es como si el tema de nuestra civilización no atendiera al tema de la evolución profunda, o puede ser que el tema evolutivo no tenga que ver con la complejización de las sociedades, y de la obtención de nuevo conocimiento.

No quiero usar la palabra sabiduría, a ella se arrima uno, cuando se alude a estos excesos de los que hablo, los crímenes masivos por todos conocidos; la "necesidad" de enviar bombas atómicas a Japón en la década del 40, etc.

perplejiddad es mi palabra ajustada a estos hechos

Lilian said...

Sergio,
Dices "...Si no cómo nos justificamos en los grandes excesos que caemos como civilización, no obstante los avances tecnológicos..." Y dos cosas se me vienen a la mente, tal vez mas que tener mala memoria, la ambicion y la falta de buena educacion tengan mucho que ver con nuestros habitos destructores?

Es que aunque nos parezca que sabemos mucho, que tenemos mucha experiencia y que nuestra historia es inmensa de larga, en realidad no somos mas que unos "pichoncitos" a los cuales todavia nos falta mucho que aprender. La escena de Stanley Kubrick en "2001" de los ancestros del homo sapiens examinando la placa no esta tan lejos de lo que somos hoy por hoy.
-- Gracias por la visita :o)

Tomas Bradanovic said...

Hay un cuento de Borges muy bueno que se llama "Funes el memorioso" sobre un tipo que se golpeó la cabeza y perdió la capacidad de olvidar, desde ese momento no se olvidaba de nada.

La mala memoria o la memoria selectiva es una buena parte de lo que consideramos "inteligencia" creo que el significado de la palabra inteligencia tiene que ver con algo así como "escoger entre"

De repente esta memoria social selectiva, incluso cuando es estúpida tiene algo que ver con alguna clase de inteligencia social, quien sabe jaja

pájara blog said...

Hola Lilian,
muchas gracias por responder
mi comentario con respecto a Barcelona, será quizás que los lugares son y significan según cómo está uno en ese momento?, es que amí , allí, me ha tocado mudar piel... que se yo

salutti a tutti

Lilian said...

Pero claro que si!! Primero que nada, nosotros "somos" y despues "estamos" :) Esto contigo es como un juego de escondidas, me dejas los comentarios en posts muy antiguos y de casualidad, casi, los he encontrado. Es muy entretenido jajaja :D