Sunday, August 19, 2007

Listening to J.S. Bach


[El unico retrato autenticamente preservado de Bach]

It was a cloudy day in Baltimore today, so the swimming pool trip was canceled, and instead, I dedicated hours and hours to listen to J.S. Bach. I feel comfortable listening to Herr Bach, apparently his music exactly matches my molecular structure :o) It was not too long ago I discovered his concerts for violin. Now I wonder how come I missed them? I am talking about BWV 1041, 1042 & 1043 which are still intact in form. They reflect Bach’s study of Italian concerts, particularly Vivaldi, his contemporary. However, contrary to the Italian way of composing, Bach reduced the dramatic contrasts between the soloists and the orchestra, also transforming the first movements in pieces with less virtuoso type of arrangements. All of these concerts end with a ligther movement, as in the case of Violin Concerto in A Minor that ends in a giga [a Barrocan dance].

I was surprised to find an introduction on one of the CD’s I was listening to that had been written by Douglas Adams. Yes, I am talking about the same one who wrote Hitchiker’s Guide to the Galaxy. I found it represented well my own feelings regarding Bach, and here it is …

Whatever new extremities of discovery or understanding we reach, we always seem to find the footsteps of Bach there already. When we see images of the strange mathematical beasts lurking at the heart of the natural world –fractal landscapes, the infinitely unfolding paisley whorls of the Mandelbrot Set, the Fibonacci series which describes the pattern of leaves growing on the stem of a plant, the Strange Attractors that beat at the heart of chaos –it is always the dizzying, complex spirals of Bach that come to mind.

Some people say that the mathematical complexity of Bach renders it unemotional. I think the opposite is true. As I listen to the interplay of parts in a piece of Bach polyphony, each individual strand of music gathers hold of a different feeling in my mind, and takes them on simultaneous interweaving roller-coasters of emotion. One part may be quietly singing to itself, another on an exhilarating rampage, another is sobbing in the corner, another dancing. Arguments break out, laughter, rage. Peace is restored. The parts can be utterly different, yet all belong indivisibly together. It’s as emotionally complex as a family. And now as we discover that each individual mind is a family of different parts all working separately but together to create the fleeting shimmers we call consciousness, it seems that, once again, Bach was there before us.


ESCUCHANDO A J.S.BACH

Hoy amaneció nublado en Baltimore, asi es que el día de piscina programado no resultó pero en reemplazo me dediqué a escuchar por horas y horas a J.S. Bach. Escuchando a Herr Bach, me siento cómoda, al parecer su música va exactamente con mi composición molecular :o) Los conciertos que escuche esta tarde los conoci no hace mucho tiempo atras; ahora me pregunto como que me los perdi por tanto tiempo? Me refiero a los conciertos BWV 1041, 1042 & 1043 para violin que son los unicos que han permanecido intactos en su forma y reflejan el estudio hecho por Bach de los conciertos italianos, particularmente de Vivaldi, su contemporáneo. Pero contrario a la forma italiana de composición, Bach se esforzó por reducir los contrastes notorios entre los instrumentos solistas y la orquesta y transformó los primeros movimientos en piezas con menos arreglos de tipo virtuoso. Todos estos conciertos terminan con un movimiento más ligero, como en el caso del Concierto para Violín en La Menor que termina en una giga [una danza de carácter barróco].

Quedé sorprendida al darme cuenta que uno de los CD’s que escuchaba tenía una introducción escrita por Douglas Adams en la cubierta de la caja. Si, me refiero al mismo escritor de Hitchiker’s Guide to the Galaxy que encontre que representaba mis proprios sentimientos con respecto a la musica de Bach ... acá va.

En cualquier descubrimiento que se hace o nuevos entendimientos a los que llegamos, siempre parecieramos ya encontrar las huellas de Bach allí. Cuando vemos imagenes de las extrañas bestias matemáticas moviendose en el corazón del mundo de la naturaleza –paisajes fractarios, las formas del Set Mandelbrot, la serie Fibonacci que describe el patrón de las hojas creciendo desde el tallo de una planta, los Atractores Extraños que laten en el corazón del caos –es siempre que las mareadoras, espirales complejas de Bach vienen a la cabeza.

Algunas personas dicen que la complejidad matemática que Bach produce no tiene emoción. Creo que es lo opuesto. Cuando escucho la polifonía de una pieza de
Bach, cada línea musical sostiene individualmente un sentimiento distinto en mi mente, que se mueve en montañas rusas de emociones que se entrecruzan simultáneamente. Es como que una línea musical estuviera tocando delicadamente para sí misma, otra está en una euforia rampante, otra llora en una esquina, otra danza. Comienza una discusión, risas, rabia. La paz vuelve. Las partes pueden ser totalmente diferentes, sin embargo todas son indivisiblemente, una sola. Es tan emocionalmente complejo como lo sería una familia. Y ahora descubrimos que cada mente individual es una familia compuesta por distintas partes todas trabajando en forma separada pero unidas para crear los destellos ilusorios que llamamos conciencia, al parecer, una vez más, Bach estuvo allí antes que nosotros.

18 comments:

Anonymous said...

La musica al igual que cuando repasas algun problema despues de un descanso, se percibe distinto, ..es como el efecto reset....
Hace rato no escucho a bach, pero me encantan sus melodias, le tome el gusto a esa musica cuando era bailarina...vas marcando cada compas con un paso distinto, en realidad, hay que tener alguna maldita gracia fisica para ser buena bailarina, lamentablemente mi intento no prospero por mis rodillas, o las operaba para que fuesen rectas en el angulo interno o simplemente no servia...
En fin, no todo instrumento sirve a la musica ni toda musica sirve al instrumento...

K N L

Lilian said...

Hola Fabiola!

Asi que eras bailarina, ah? Y si, coincido en eso del efecto "reset" ... porque cada vez que escucho a este compositor, aparecen mas cosas. Claro que estos conciertos son relativamente recientes en mi conocimiento de la musica de Bach, los comenze a descubrir solo unos meses atras, los estoy degustando y por supuesto que disfrutando ... La musica en realidad que puede dar mucho, mucho placer. Por lo menos a mi, se me pueden ir horas en solo escuchar, tengo que tener cuidado porque si no, mi vida cotidiana puede convertirse en un verdadero caos por volarme con la musica en exceso.

Gracias por la visita :o)

Si quieres te envio algunas piezas de Bach, si es que ya no las tienes.

Sergio Meza said...

Este severo Padre alemàn, por cierto que numéricamente tiene una disciplina implacable.

Pero lo que pasa, según mi modesta opinión, es que Bach creaba como Dios creó al mundo (vaya afirmación); me explico (y no es original esta opinión; la leí por ahí y la compré completa pues me identificó en mis apreciaciones al respecto que andaban algo dispersas hasta que efectué esa "adquisición" intelectual)... Bach pudo haber puesto toda la numérica disciplina en sus creaciones, y pudo no haber sentido nada al respecto cuando creaba sus "mansiones musicales" (esto de "Mansión" tampoco es mío; una vez Enrique Lafourcade habló de la Obra de Santo Tomás de Aquino como "Mansiones Teológicas"; hablaba de su "Summas"; la realizada para los gentiles, de la cual me felicito de tener un ejemplar, y la Teológica, incompleta pero no te cuento...)... pudo haber elaborado sus Mansiones Musicales, decía, carente de todo sentimiento, y más aún, por sobre ellos inclusive, ya que de alguna manera Bach tenía el secreto divino de la forma severa al colmo que desde su exactitud se irradian los múltiples destellos infinitos de una poesía perfecta (mmmm; no sé si estaré siendo asertivo).

Bach creaba su música como Dios creó al mundo; con la calma y seguridad del número sin atolondramientos; sus arpegios son exactos, inclusive los más floridos; sus notas son "predecibles desde el anhelo" al punto que la sorpresa se produce cuando no podemos salirnos de nuestras propias expectativas de perfección; "ESA" es la perfección que el hombre puede alcanzar; ahí está; la estoy escuchando y la asimilo con una abstracción plena y espiritualmente asertiva.

El número en su absoluta pertinencia, en el tiempo y demás coordenadas musicales.

Que Dios Bendiga a Juan Sebastian Bach; que su música no amerita bendiciones; ella es santa, como santa es la iglesia de la sagrada Familia de Barcelona (Gaudí).

Lilian said...

Sergio,
Solo me resta decir WOW! ... Me dejaste sin palabras. Me gusta mucho lo que escribiste y muchas gracias por dejar este bacan comentario aca :o)

Anonymous said...

Hola Lilian:
Creo que dificilmente podria dedicar una tarde entera a escuchar a Bach.
Que lindo que lo disfrutaste.
Carinos,
Lis

Lilian said...

Lis,
... Y si te ofrecieran un millon de dolares? LOL
PS: Deje un mensaje con Michael anoche; vienen o no? Llamame.

Fanmakimaki ファンマキマキ said...

Yo creo que el arte, entre el que se ecuentra la música se divide en 2 tipos: lo que te gusta y lo que no. Lo que te transmite algo y lo que no.

Lilian said...

Fanmaki,
En pocas palabras dijiste mucho. En mi caso eso si, casi toda la musica -con excepciones pocas- me transmite algo, es un poco alienante pero super agradable.

Saludos!

Tomas Bradanovic said...

Mi cerebro simplificador siempre me impidió disfrutar la música de Bach, tengo una tremenda incapacidad para concentrarme así es que a los 15 minutos me bloqueo por completo. Si disfrutas a Bach entonces también tienes un gran potencial para el álgebra y varias otras ramas de las matemáticas.

Lilian said...

Tomas,
No estoy tan segura de tu hipotesis porque las matematicas y yo nunca fuimos muy amigas, eso si que por mi eleccion, los ramos humanistas me gustaban demasiado y gastaba todo el tiempo en ellos. Eso si que el Algebra me encanta ... El cerebro es algo muy complejo, no? Si recuerdo bien a ti te gusta Beethoven, creo?

Tomas Bradanovic said...

Exactamente, es curioso pero parece que tiene que ver con la forma en que uno piensa. Yo tenía mi secre hace años que le gustaba Vivaldi y era ordenada, metódica y muy predecible.

Yo creo que los que les gusta Bach tienen mucha capacidad de concentrarse y resolver asuntos complicados (análisis) y a mi que me gusta Beethoven tiro más para la síntesis, el botton line y simplificar las cosas complicadas.

Es una idea medio loca que se me ocurrió recién, me imagino que los que les gusta Shubert o Tchaikovsky deben ser muy concretos y todo lo aterrizan en cosas reales. Bah, no me hagas caso, son los efectos de un cognac que le acabo de echar al cafe, nomás.

Lilian said...

Tomas,
Es que tu loca idea es muy atractiva como para no hacerte caso, ademas ahora que te explayas en el asunto como que toma sentido. Mas que "gustar" porque en realidad me gusta toda la musica casi, es con la musica con la cual uno se siente mas comoda/o ... Y es verdad que me puedo concentrar con mucha facilidad ... uhmm... A lo mejor si sigues tomando cognac descubrimos el origen del universo :o)

Sergio Meza said...

(Oye Tombrad (bromeando con el debido respeto), si me gusta Adrián y los Dados Negros soy Kuma y bueno para el crap?)

Lilian said...

Sergio
Que es el crap? o quiziste decir crack? ... curiosa ...

Sergio Meza said...

"crap"

http://www.dados.com.es/dados.php

Tomas Bradanovic said...

Juan y medio,si te gusta Adrian y los Dados Negros solo indica que tienes un gusto abominable, todo el mundo sabe que los Llaneros de la Frontera y el Zalo Reyes la llevan!!!

Lilian said...

[Estamos evolucionando al reves ... Empezamos hablando de la grandeza de Bach y terminan hablando de Zalo Reyes... Esto si que esta bueno :o)]

Sergio Meza said...

Bach creaba como Dios. Zalo Reyes jalaba como los dioses; andamos cerca